¿Es el dióxido de cloro una cura milagrosa para el coronavirus (o para el VIH o para la hepatitis o para la gripe)?

En las últimas semanas, en medio de la desesperación por alguna forma de prevenir o curar la enfermedad del coronavirus SARS-CoV-2, COVID-19, han surgido todo tipo de ideas y resurgido viejas estafas, que más que algún beneficio lo que hacen es causar daños a la salud e incluso pueden causar la muerte.

Uno de esos casos es el del dióxido de cloro, promovido en algunos ambientes como la «solución mineral milagrosa» o «cura milagrosa» contra el COVID-19.

Las historias abundan en redes sociales. Y los vendedores -peor, también los compradores- parecen crecer. Con la historia de que «yo conozco a alguien» que se curó gracias al dióxido de cloro.

Así, la culpa la echan encima de los políticos, de los medios de comunicación, de los malos científicos que no quieren vender más que su vacuna. Y ese tipo de historias.

Pero… ¿qué es el dióxido de cloro?

Bien, de acuerdo a la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, el dióxido de cloro es:

«un gas de color amarillo o amarillo-rojizo que se descompone rápidamente en el aire. Debido a que es un gas peligroso, el dióxido de cloro siempre se manufactura en el lugar donde habrá de usarse. El dióxido de cloro se usa como blanqueador en las fábricas que producen papel y productos de papel y en las plantas de tratamiento de agua que producen agua potable. El dióxido de cloro también se ha usado para descontaminar edificios públicos. El dióxido de cloro es soluble en agua y reacciona rápidamente con otros compuestos. Cuando reacciona en el agua, el dióxido de cloro forma iones de clorito, los cuales son también sustancias muy reactivas. La alta reactividad del dióxido de cloro le permite matar bacterias y otros microorganismos en el agua».

Resúmenes de Salud Pública – Dióxido de cloro y clorito (Chlorine Dioxide and Chlorite).

«Gas peligroso», «blanqueador en las fábricas», «usado para descontaminar edificios públicos». ¿A alguien eso le suena a medicamento apto para el consumo humano? Pues parece que sí.

El 8 de abril de 2020, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), publicó una advertencia clarísima:

«La FDA ha advertido previamente a los consumidores que no compren o tomen productos de dióxido de cloro que se venden en línea como tratamientos médicos, ya que la agencia no tiene conocimiento de ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presentan riesgos considerables a la salud de los pacientes».


Actualización del coronavirus (COVID-19): La FDA advierte a empresa que comercializa productos peligrosos de dióxido de cloro que afirman tratar o prevenir el COVID-19

Pero vamos, que he leído que hay quienes defienden que el dióxido de cloro ya se usaba como medicamento antes de la aparición del coronavirus SARS-Cov-2 y su enfermedad COVID-19. Y culpan a los ya mencionados medios, políticos y demás de actualmente satanizar a la cura milagrosa.

Falso también.

La misma FDA el 12 de agosto de 2019, meses antes de que se supiera siquiera de la existencia del nuevo coronavirus, ya había emitido una advertencia sobre la supuesta cura milagrosa, pero esta vez era sobre su uso contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la hepatitis e incluso la gripe:

«Desde 2010, la FDA ha advertido a los consumidores sobre los peligros de la llamada solución mineral milagrosa o maestra, suplemento mineral milagroso, MMS (siglas en inglés), protocolo de dióxido de cloro (CD, por sus siglas en inglés), o solución de purificación de agua (WPS, por sus siglas en inglés), y otros productos similares».

La FDA advierte a los consumidores sobre los peligrosos y potencialmente mortales efectos secundarios de Miracle Mineral Solution (solución mineral milagrosa)

Es más, lo que causa el dióxido de cloro en los seres humanos es cualquier cosa menos sanación:

«Recientemente, la FDA recibió nuevas denuncias de personas que experimentaron vómito intenso, diarrea severa, una presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos».


La FDA advierte a los consumidores sobre los peligrosos y potencialmente mortales efectos secundarios de Miracle Mineral Solution (solución mineral milagrosa)

Así que no es mala intención o ganas de ocultar una cura milagrosa contra el COVID-19. Es protección de la salud pública: el dióxido de cloro es dañino y potencialmente mortal.

Crédito de la foto: Flickr de Food and Drug Administration.

Deja una respuesta